La Plataforma Salmantina en Defensa del Ferrocarril por la Moratoria y la Auditoría de las obras del AVE

POR LA MORATORIA Y LA AUDITORÍA
DE LAS OBRAS DE LA ALTA VELOCIDAD (AVE)

Una vez que la realidad del capitalismo dominante se impuso con una crisis económica que va mucho más allá de las clásicas, empezaron a llover informes advirtiendo sobre el derroche realizado en infraestructuras de más que dudosa rentabilidad social. Resulta curioso que las voces que durante la supuesta bonanza del derroche y la corrupción alertaban de este problema, como gastar en infraestructuras innecesarias pero carísimas de construir y mantener dejando a un lado las verdaderas necesidades sociales, eran calificadas como mínimo como antisistema. Esos informes de entidades Oficiales o Empresariales que cuestionan o incluso descalifican las inversiones en Alta Velocidad ferroviaria (AVE en España) son recibidos con respeto, e incluso hay quien les da la razón, aunque en un pasado próximo defendieran posturas contrarias.

El más reciente es del Tribunal de Cuentas Europeo, nada sospechoso de ser contrario a la Alta Velocidad, que señala que ese tipo de ferrocarril en Europa y en especial enEspaña, son un “mosaico ineficaz” de líneas sin un plan realista a largo plazo,”caras”, poco eficaces en sus conexiones, los “sobrecostes y los retrasos son la norma en lugar de la excepción” y los trenes registran una falta notable de pasajeros, en un informe titulado “La red europea de trenes de alta velocidad. No una realidad sino un sistema fragmentado e ineficaz’”.

Recordemos que el 70% de las inversiones en infraestructuras ferroviarias se han destinado a Alta Velocidad, utilizada por un porcentaje minoritario de la población;aumentando la desigualdad social y territorial. Olvidando en especial las ciudades más pequeñas y el mundo rural que se nos despuebla.

Ante la acumulación de evidencias de que el camino seguido hasta ahora por el gasto del dinero que la ciudadanía aporta en forma de impuestos (y no precisamente a través del sistema más justo y solidario de Europa) no es el correcto, que es un derroche que ha contribuido a que la deuda de nuestro país sea la mayor de la historia moderna, que amenaza con volverse impagable y cuestionar claramente nuestro futuro; que desde luego va en sentido contrario a las necesidades sociales y ambientales, es evidente que necesitamos cambiar lo que se está haciendo.

Por ese motivo, la Plataforma Salmantina en Defensa del Ferrocarril se une a quienes exigen una moratoria hasta que no se justifique la sostenibilidad del sistema desde todos los puntos de vista, con la paralización de las obras e infraestructuras del AVE y la realización de una auditoría que evalúe y analice realmente todos los gastos realizados e hipotecas de futuro del tren de Alta Velocidad.

También reclamamos un cambio en las prioridades de inversión para apostar por un transporte ecológico, público, accesible, social y sostenible. Esto sólo lo permite el denominado Ferrocarril convencional, convenientemente puesto al día, acabando con la doble red y los diferentes anchos de vía innecesarios y sus sobrecostes asociados. Concebido realmente como una red que interconecte todos los territorios, con prioridad frente a la carretera, y con unos plazos temporales que permitan acelerar la reducción de emisiones de efecto Invernadero a la vista su velocidad creciente.

En Salamanca conocemos muy bien los efectos de la política injusta de infraestructuras ferroviarias. La Vía de la Plata, concebida como una línea transversal para equilibrar el oeste de la península, fue cerrada tras años de abandono e incuriaque se usaron para justificarlo, y ahora se elimina físicamente. Tras ello se han suprimido servicios, el tren ni siquiera para en los escasos lugares por donde pasa (como la comarca de Ciudad Rodrigo) o está amenazado de desaparición como la línea Salamanca-Ávila. Por no hablar de las políticas comerciales basadas en transbordos penalizadores, en la utilización de material en precario estado, o en altos precios. Todoresulta más hiriente si tenemos en cuenta la falta de reparo en gastar en sobrecostes en la red radial de Alta Velocidad, con demasiadas líneas y estaciones sin apenas uso.

Salamanca, agosto de 2018

Una vez que la realidad del capitalismo dominante se impuso con una crisis económica que va mucho más allá de las clásicas, empezaron a llover informes advirtiendo sobre el derroche realizado en infraestructuras de más que dudosa rentabilidad social. Resulta curioso que las voces que durante la supuesta bonanza del derroche y la corrupción alertaban de este problema, como gastar en infraestructuras innecesarias pero carísimas de construir y mantener dejando a un lado las verdaderas necesidades sociales, eran calificadas como mínimo como antisistema. Esos informes de entidades Oficiales o Empresariales que cuestionan o incluso descalifican las inversiones en Alta Velocidad ferroviaria (AVE en España) son recibidos con respeto, e incluso hay quien les da la razón, aunque en un pasado próximo defendieran posturas contrarias.

El más reciente es del Tribunal de Cuentas Europeo, nada sospechoso de ser contrario a la Alta Velocidad, que señala que ese tipo de ferrocarril en Europa y en especial enEspaña, son un “mosaico ineficaz” de líneas sin un plan realista a largo plazo,”caras”, poco eficaces en sus conexiones, los “sobrecostes y los retrasos son la norma en lugar de la excepción” y los trenes registran una falta notable de pasajeros, en un informe titulado “La red europea de trenes de alta velocidad. No una realidad sino un sistema fragmentado e ineficaz’”.

Recordemos que el 70% de las inversiones en infraestructuras ferroviarias se han destinado a Alta Velocidad, utilizada por un porcentaje minoritario de la población;aumentando la desigualdad social y territorial. Olvidando en especial las ciudades más pequeñas y el mundo rural que se nos despuebla.

Ante la acumulación de evidencias de que el camino seguido hasta ahora por el gasto del dinero que la ciudadanía aporta en forma de impuestos (y no precisamente a través del sistema más justo y solidario de Europa) no es el correcto, que es un derroche que ha contribuido a que la deuda de nuestro país sea la mayor de la historia moderna, que amenaza con volverse impagable y cuestionar claramente nuestro futuro; que desde luego va en sentido contrario a las necesidades sociales y ambientales, es evidente que necesitamos cambiar lo que se está haciendo.

Por ese motivo, la Plataforma Salmantina en Defensa del Ferrocarril se une a quienes exigen una moratoria hasta que no se justifique la sostenibilidad del sistema desde todos los puntos de vista, con la paralización de las obras e infraestructuras del AVE y la realización de una auditoría que evalúe y analice realmente todos los gastos realizados e hipotecas de futuro del tren de Alta Velocidad.

También reclamamos un cambio en las prioridades de inversión para apostar por un transporte ecológico, público, accesible, social y sostenible. Esto sólo lo permite el denominado Ferrocarril convencional, convenientemente puesto al día, acabando con la doble red y los diferentes anchos de vía innecesarios y sus sobrecostes asociados. Concebido realmente como una red que interconecte todos los territorios, con prioridad frente a la carretera, y con unos plazos temporales que permitan acelerar la reducción de emisiones de efecto Invernadero a la vista su velocidad creciente.

En Salamanca conocemos muy bien los efectos de la política injusta de infraestructuras ferroviarias. La Vía de la Plata, concebida como una línea transversal para equilibrar el oeste de la península, fue cerrada tras años de abandono e incuriaque se usaron para justificarlo, y ahora se elimina físicamente. Tras ello se han suprimido servicios, el tren ni siquiera para en los escasos lugares por donde pasa (como la comarca de Ciudad Rodrigo) o está amenazado de desaparición como la línea Salamanca-Ávila. Por no hablar de las políticas comerciales basadas en transbordos penalizadores, en la utilización de material en precario estado, o en altos precios. Todoresulta más hiriente si tenemos en cuenta la falta de reparo en gastar en sobrecostes en la red radial de Alta Velocidad, con demasiadas líneas y estaciones sin apenas uso.

Salamanca, agosto de 2018

0001

0002

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s